Minimalismo: 12 formas de aplicar un estilo de vida minimalista

Paredes blancas, los muebles justos y mínima decoración ¿Eso es minimalismo? No, este es una corriente que traspasa la decoración y la cual muchas personas están adoptando como estilo de vida. Conoce de qué trata este concepto, sus beneficios y cómo adoptar esta forma de vida.

¿Qué es el minimalismo?

El minimalismo implica tomar conciencia de que eres capaz de usar solo lo necesario para vivir, despojándote de todos los elementos que sobran, y que solo son parte de un peso o de una forma de esclavitud. No se trata de vivir en la austeridad, se trata de un estilo de vida cuya premisa es “ser capaz de vivir con poco” y esto no solo se refiere a los objetos materiales.

Está no es solo una corriente artística o una forma conocida con la cual elegimos decorar nuestro hogar, sino que, cada día son más las personas que se suman a llevar una forma de vida minimalista, tomando en cuenta ciertas premisas, reflexiones, valores e intereses.

Esto les permite centrarse en lo verdaderamente esencial e importante en sus vidas, sentar cabeza, y llegar a un nivel de madurez tal, con el cual se aprende a vivir básicamente con lo indispensable.

¿Cuáles son las principales características del minimalismo?

Para entender mejor esta filosofía, podemos analizar las siguientes características, o el comportamiento y actitud de una persona minimalista:

  • Orden: es una de las características principales del minimalismo, y por ende, de las personas minimalistas. Para entenderlo mejor, nos hacemos la pregunta: ¿cómo es una persona ordenada? La podemos definir como alguien que le gusta tener cada cosa en su lugar, que sabe justo lo que necesita, no suele acumular cosas porque no le gusta generar caos, y que conoce perfectamente qué es lo esencial que debe tener para vivir.
  • Claridad y foco: si del minimalismo características se trata, debemos hablar también sobre el foco y la claridad que otorga este estilo de vida. Las personas minimalistas tienen más claridad sobre lo que verdaderamente necesitan o les hace falta, y con ello viven. Su foco está centrado en conseguir las metas sin distracciones innecesarias porque no hay apegos emocionales ni materiales que les limiten.
  • Reducción y síntesis: el acumulador de objetos es una persona que probablemente no tiene absoluta tranquilidad interior, porque está basada en todo lo material que debe tener para sentirse seguro. Hay desorden, derroche, y al vivir aferrados a las cosas materiales, estas se convierten en una forma de esclavitud. El minimalismo es todo lo contrario, es entender que tienes la capacidad total de deshacerte de eso que no necesitas porque no te controla, con lo cual, lo puedes dejar ir con toda facilidad. La cotidianidad de los minimalistas se basa en la reducción y síntesis, no solo de cosas que ya pasen a estorbar, sino que realmente ya no sean necesarias para su vida. Se trata de vivir con lo imprescindible

¿Lo demás para qué?

  • No hay derroches. El ahorro es parte del proceso: ¿Qué sentido tendría procurar una vida minimalista, si nos volvemos compradores compulsivos? si la filosofía minimalista está basada en tener solo lo imprescindible, el ahorro y la iniciativa a no derrochar o malgastar es parte de la actitud de su actitud cotidiana. Ojo, no se trata de convertirse en una persona mezquina o que no es capaz de complacerse con algún capricho, no. Se trata de saber identificar aquello que realmente es necesario, y gasta su dinero en lo que aporte a su vida, no en algo que, finalmente le sea inútil.
  • Cero apegos: no solo el apego a alguien es una manera de vivir esclavizados, sino también el apego a algo, a esas incontables cosas muchas veces vacías, inútiles, que hace años no utilizamos y que no están haciendo nada más que ocupar nuestro hogar, nuestra mente y nuestra vida, como un amarre difícil de soltar. La filosofía minimalista no tiene apegos, hay libertad, tranquilidad, y madurez de no vivir atados a nada, ni a cosas, ni a un lugar, ni a un espacio, ni a nadie. Se presta mucha menos atención a las posesiones, y se focalizan los esfuerzos en lo que realmente importa.
  • Control mental: llenarse la cabeza de pensamientos en demasía que son innecesarios y no nos ayudan a crecer, también es una forma de acumular cosas innecesarias y que están de más: esas cosas son esos pensamientos que, bajo una vida minimalista se aprenden a desechar y a controlar. La meditación, el equilibrio emocional, la concentración, y el control mental, es el principal motor que mueve a las personas minimalistas.

Beneficios del minimalismo como forma de vida

Entender el minimalismo y vivirlo, está siendo parte de una solución a muchos problemas que enfrenta la sociedad hoy en día. Los niveles de estrés que enfrentamos a diario ante tantas preocupaciones son los causantes de muchas de las enfermedades que millones padecen por no saber controlar o enfrentar cada situación.

Con el minimalismo se aprende que no se necesita de tantas cargas emocionales y materiales para “tenerlo todo” y ser feliz.  Que puedes vivir donde sea y como sea si tienes solo lo necesario, sin la ansiedad por tener, y tener más cosas porque realmente te has dado cuenta de que no aportan a tu vida.

Llevar un estilo de vida minimalista es beneficioso especialmente porque aprendes a vivir tranquilo con lo más importante, trabajando enfocado en tus metas sin cargas adicionales de estrés, presión, pensamientos negativos, ni llevando a rastras objetos materiales más allá de los necesarios.

despacho minimalista

No se es esclavo de los objetos, del derroche, de vidas excéntricas, ni de los problemas, por lo tanto, no hay estrés, no hay amargura, ni constantes insatisfacciones que son las que suelen llenar la vida de personas que esperan tener más cosas cada vez para sentirse llenas y felices.

En conclusión, para un minimalista, el concepto de que la felicidad se alcanza a través de los objetos es completamente falso, contrario a esa premisa, la felicidad se alcanza cuando sabes que no necesitas de ellos para ser perfectamente feliz.

¿Por qué llevar un estilo de vida minimalista?

Llevar un estilo de vida de este tipo es para muchas personas algo inconcebible, hasta que, por alguna circunstancia, se topan con una situación que les enseña lo maravilloso de vivir con lo ligero.

Un viaje al minimalismo puede comenzar desde lo más sencillo, como es tomar la decisión de ordenar tu cuarto diariamente y comenzar a deshacerte de aquello que no usas por años, hasta hacer un cambio rotundo y radical que puede ser, una mudanza, cambiar de país, o incluso, llevar la vida como un nómada digital. Una tendencia que está siendo cada día más experimentada por quienes deciden llevar sus trabajos y oficinas en una maleta, para moverse de un lugar a otro con no más de cuatro prendas en la mochila.

Como éstas, podemos encontrarnos con muchas historias fascinantes que nos maravillan, y que nos hacen entender que, realmente alguien puede llegar a sentirse realizado por completo, viviendo la aventura de llevar muy poco encima, y simplemente experimentando lo que la vida les presenta. Podemos aprender entonces, de un ejemplo de personas que decidieron llevar esta filosofía como bandera, y que no la cambiarían por nada:

Los nómadas digitales

Han tirado por la borda el estrés de deberle su trabajo a jefes gruñones, a trajes de corbata o tacón, y a un encierro colectivo de más de 8 horas en una oficina. No es que esté mal, atención a esto, hay gente que es feliz haciendo un trabajo de este tipo y llevando una vida en orden; pero, en este aspecto, se trata de personas que dieron un salto más allá, y tomaron como una opción de vida, ejercer sus funciones y labores de forma digital, desde cualquier escenario, y en cualquier parte del mundo.

La experiencia de estas personas es abrumadora, y no en el mal sentido de la palabra. Los testimonios que se pueden conocer, se basan en que, definitivamente han logrado hallar un equilibrio entre sus profesiones, metas, sueños, deseos y necesidades.

Y esto ¿cómo lo han logrado? ¿Con muchas pertenencias a cuestas? Pues no. La premisa de un nómada digital abraza la realidad de poder realizar un trabajo remoto con el que pueda financiarse y moverse, mochila en hombros, a cualquier lugar donde quiera llegar; es decir, que lo importante no es lo que lleva, sino a dónde va.

¿Podríamos decir que un nómada digital es una persona minimalista? Absolutamente sí. Se ha dado cuenta de que lo único que necesita para cumplir con su responsabilidad laboral es una portátil y buena señal de Internet, y no va a la cafetería o a una playa paradisiaca con cientos de objetos de valor.

Cuando mucho, un par de sudaderas, sus artículos personales, y algún libro para leer. Lo demás, está en su mente: energía, buena vibra, creatividad, conciencia ahorrativa, y manteniendo un orden, aunque muy personal, de cada paso que va a dar.

12 formas de aplicar un estilo de vida minimalista

Todos podemos, en algún momento de nuestra vida, empezar a pensar minimalistamente, y dar el salto hacia esta manera de vivir la vida, ligera, auténtica y eficaz. No solo lo hacen personas con “capacidades especiales” altos promedios académicos o con una espiritualidad más elevada.

El viaje al minimalismo lo puede iniciar todo aquel que se decida a no seguir dependiendo de cosas materiales y vivir de forma más ligera y tranquila, sin necesidad de excentricidades.

Veamos estas 12 maneras en las cuales podemos tener este estilo de vida de forma concreta:

  1. Detente y reflexiona: el primer punto es reconocer en dónde estás para poder decidirte a hacer el cambio. Cuando ya te has dado cuenta de que el mundo te carcome, que vives repleto de demasiada información, papeles, objetos, incluso demasiada ropa que no usas, cajas y cajas que quizás ni sabes lo que tienen dentro, y te das cuenta de que probablemente no necesitas de todo eso, entonces ese es tu punto de inflexión por para poder empezar.
  2. Del punto de la reflexión, pasamos a la primera acción: reconoce qué es exactamente aquello que no necesitas en lo absoluto para vivir, y empieza a desecharlo de tu vida. Sabemos que esto no es algo sencillo, pero entendemos que en la simpleza de las cosas está la diferencia. Pregúntate: ¿hace cuánto tiempo no uso esto? ¿más de 6 meses? ¿en verdad lo necesito? Al responderte a ti mismo que no, ya empiezas a tener opciones para empezarlas a desaparecer de tu vida.
  3. Dile adiós a los apegos: nada puede ser más liberador que descubrir que puedes vivir sin algo que antes creías imprescindible. Recuerda que los objetos siempre serán eso, objetos, y que lo que realmente tiene valor son los recuerdos que representan, ¡y eso siempre se queda en ti! Si ya no te resulta útil, líbrate de todo lo material que solo te aferra al pasado, y da un siguiente paso. La tranquilidad que se siente no tiene precio.
  4. Minimalismo en casa: es sin duda el mejor lugar para poner en práctica nuestra filosofía de vida. Valora más la simplicidad de las cosas y aprende a darle a cada objeto el uso correcto, ocupando el lugar que le corresponde. El orden, como ya lo dijimos, es uno de los mejores amigos del minimalismo, te darás cuenta de que encuentras todo más rápido, que es más agradable a la vista, y agradecerás que el caos desaparezca, no solo de casa, sino de toda tu vida en general.
  5. Sé selectivo con tus compras: Cuando estés a punto de comprar algo que ha llamado tu atención, hazte la pregunta. ¿Qué pasa si no lo compro? Si la respuesta es nada, déjalo donde está. Por supuesto que hay excepciones, pero la idea es empezar a ser cada vez más selectivo, y aprender que las compras compulsivas están muy lejos de la filosofía minimalista. Aquí, podría aplicar el refrán “entra una cosa, sale otra”, que significa que cuando necesariamente introduzcas algo nuevo dentro de casa, otra cosa debe salir. El minimalismo ropa es muy importante, porque es de las cosas que más solemos acumular sin necesidad. Esa prenda que ya no usas desde hace un año, y que ya ni siquiera te gusta tanto, ¡no hace nada ahí! Y si piensas que otro la podría usar, da el paso y dónala.
  6. Haz uso de la digitalización: Hoy en día hay documentos, fotos, facturas, y muchos otros papeles que podemos tener guardados perfectamente de forma digital. Al escanearlos o tomarles una foto y guardarlos dentro del ordenador, nos estaremos deshaciendo de una pila de papeles que seguramente no hacen más que ocupar un espacio y llenarnos los espacios de polvo.
  7. Ser minimalista incluso, con la tecnología: No es cierto que necesitamos de tantos aparatos para estar informados, entretenernos o comunicarnos. Bastaría con el móvil, por ejemplo, para hacer estas tres cosas y ahorrarnos un buen dinero en no tener que adquirir tantas otras que hay en el mercado. En este sentido, también debemos aprender a ser selectivos y convivir tranquilamente justo con lo necesario.
  8. Organiza tus labores y busca tiempo para ti: dentro del minimalismo como estilo de vida, descubrimos que muchas veces no se trata solo de objetos lo que solemos acumular, sino también tiempo desperdiciado en cosas que al final, no nos aportan nada. Es el momento de priorizar, de ser más productivos, y algo muy importante: de aprender a decir que no. Cuando nos metemos en demasiados proyectos a la vez, no nos trazamos muchos objetivos, es más difícil poderlos cumplir todos. Enfócate, dale prioridad a lo que realmente lo es, y dentro de esa organización, incluye un tiempo para ti y para enriquecerte como persona.
  9. El minimalismo las cosas importantes: Acumula más experiencias. ¿Qué puede ser más satisfactorio que no tener mayor peso en la mochila, más que el de una vida cargada de experiencias significativas? Dentro del minimalismo vida diaria, entendemos que más que acumular cosas que están ahí haciendo nada, construir experiencias y relaciones de valor, nos ayudan a ser mejores personas cada día. Si vas a acumular algo, que sea sonrisas, que sea buenas experiencias, momentos enriquecedores y conocimiento. Lo demás, déjalo atrás.
  10. Otra cosa más que no hay que acumular: información masiva innecesaria. A veces no nos damos cuenta de la cantidad de información que nos entra descontroladamente por cualquier vía, y que de manera inevitable nos abruma. Es posible que podamos controlar eso, y disminuir un tanto el tiempo que consumimos pegados al televisor o a las redes sociales. Aunque parezca imposible no lo es, y la diferencia es notable.
  11. Haz una limpieza profunda anualmente: al menos una vez al año, realiza una limpieza a fondo en el hogar, que incluya esos espacios que casi no sueles tocar cuando limpias y aprovecha la oportunidad para reorganizarte. Es el momento idóneo para evaluar tus progresos, y seguir dejando que salgan cosas que han pasado a ser innecesarias. Es casi como un nuevo comienzo anual, que te permitirá corregir lo que haya que corregir, y seguir avanzando.
  12. Todo está en tu mente: la meditación y el encuentro del equilibrio emocional es un punto vital dentro del minimalismo. Es importante saber controlar tu mente y desechar todo pensamiento negativo que te esté llevando constantemente al pasado o envenenando tu mente, y dificulte tu crecimiento personal y tranquilidad. Ser minimalista es centrarte en tus necesidades básicas y no mirar más allá, sobre todo de cosas que a veces nos preocupan de más, y que ni siquiera existen.

El minimalismo llevado a un documental

Minimalismo un documental sobre las cosas importantes, es el nombre que se le ha dado al documental producido por Netflix, que expone la filosofía de vivir esencialmente con lo justo, y que tiene cada vez más adeptos en los Estados unidos.

Este documental sobre minimalismo (subtitulado a español), está protagonizado por Joshua Fields Millburn y Ryan Nicodemus, ideólogos del movimiento minimalista, y creadores del sitio theminimalist.com que han llevado su mensaje por varias ciudades del país norteamericano, y promocionan su libro “Everything that remains a memoir” con la finalidad de mostrar, a través de diversos testimonios, los beneficios de vivir teniendo como prioridad a la persona misma, por encima del consumismo, y las cosas materiales.

Tanto empresarios, como científicos, psicólogos, arquitectos, periodistas, sociólogos y diseñadores, intervienen en el reportaje hablando de su propia experiencia y confirmando que el consumismo sin control no genera más que insatisfacción, y que en definitiva, tener más dinero no es sinónimo de ser feliz.

Además, en el documental se expone la incongruencia de muchos hogares estadounidenses cuyas habitaciones apenas se utilizan, o son simplemente espacios para acumular cosas, alertando así, que la escalada de estrés e infelicidad crece sin parar, porque mayormente, el remedio que se busca ante estos males, es el consumo masivo de más cosas.

El mensaje más explícito y directo de este importante documental, es que el consumismo es una adicción, y que se puede ser completamente feliz con lo más necesario, por aquello de “menos, es más”.

Libros que te pueden ayudar a tener una vida minimalista

Minimalismo: Simplifica tu vida, organízate con eficacia y descubre por que menos es mas con una vida minimalista, de Aston Sanderson, es altamente recomendado para ayudarnos a despejar nuestro hogar, a ahorrar más dinero, y poner en práctica algunos trucos mentales para “querer, lo que ya tienes”.

Esencia Minimalista: Consigue una vida sencillamente plena, de Lucía Terol, no solo brinda orientación para que no nos vayamos a la cama con la sensación de no haber hecho algo productivo, sino que nos muestra 21 rutas para que podamos aprender a identificar lo más importante para nosotros, y a desechar lo que no lo es.

Minimalismo: vivir mejor con menos y lograr calma mental: Guía para aplicar el minimalismo, crear hábitos y conseguir una mente poderosa, de Víctor de la Fuente. Es una guía para aprender a aplicar el minimalismo, y saber qué hacer en el caso de la dificultad de desprenderse de las cosas. Identifica si posees objetos, o si ellos te poseen a ti.

La semana laboral de 4 horas, de Timothy Ferris, es un libro que todo visionario y emprendedor debe leer. Sus enunciados y reflexiones han sido considerados en las conferencias más importantes a nivel mundial, en donde se expone la importancia de dejar de aplazar las cosas verdaderamente importantes de nuestra vida, como nuestro tiempo y la calidad de vida, ante el agobio del trabajo y el consumismo.

La semana laboral de 4 horas
16,14 €

El libro de Tim Ferris es una guía para aquellas personas que quieren disfrutar más de su tiempo libre. Su metodología de 4 pasos (definición, eliminación, automatización y liberación) te enseñará a trabajar de forma más inteligente, cobrar más y vivir mejor. ¡Lo que hagas con tu tiempo libre es cosa tuya!

10/23/2020 05:04 am UTC

Organízate con eficacia, de David Allen. Es una guía para ayudarte a entender el “arte de la productividad sin estrés” y sobre cómo podemos gestionar nuestro tiempo, de tal manera que seamos más productivos, pero también más felices.

Organízate con eficacia (Getting things done - GTD)
17,10 €

La edición revisada del libro de David Allen "Organízate con eficacia: El arte de la productividad sin estrés" es uno de los manuales por excelencia del siglo XII (Primera edición en 2001). Si tu intención es trabajar de forma más eficiente, a la vez que reduces la fatiga mental producida por el sinfín de tareas a las que nos exponemos cada día, este es el libro que estás buscando. Edición actualizada, adaptada a las nuevas tecnologías, ¡pero manteniendo sus principios universales!

10/23/2020 09:04 am UTC

¿Qué vas a encontrar aquí?

Descarga gratis estas 4 plantillas que te ayudarán a empezar o mejorar tu negocio online (DE FORMA EXPONENCIAL):

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin