Saltar al contenido
EconomíaTIC

Bitcoin: qué es y cómo funciona

La forma de hacer negocios, como todo en esta era, también ha evolucionado. Hasta hace poco solo estábamos acostumbrados a manejar nuestra moneda local, así como otras divisas como el dólar, el yuan, entre otras, ya fuera en modalidades como efectivo o transferencias y hasta el obsoleto cheque. Sin embargo, desde hace algunos años se ha introducido al mercado financiero otra moneda muy diferente.

Se trata de las criptomonedas, una alternativa cuya modalidad de uso es completamente incomparable a lo que se estaba habituado. Por ello, aunque resultó innovadora, también causó mucha discordia.

bitcoin

 

El nombre criptomoneda nace del sistema que la respalda: la criptografía. Es decir, una serie de millones de procedimientos en claves de extrema seguridad que hacen que esta moneda sea confiable para los inversionistas y receptores.

Hoy día existen muchas criptomonedas, pero la más popular sigue siendo Bitcoin, quizá porque fue la primera en llegar. Llamó la atención desde el primer momento por dos de sus características clave: es manejada por sus mismos usuarios y no hay ningún gobierno tras ella que funja como árbitro.

¿Qué es Bitcoin?

El Bitcoin es una moneda virtual e intangible. Esto significa que no verás un Bitcoin como ver un billete de cinco euros. Y como ya se mencionó, otro dato interesante de esta moneda es que no es manejada por ningún Banco Central, es decir, no pertenece a ningún estado. En otras palabras, es una moneda descentralizada cuyo único responsable de su manejo y uso es su propio dueño.

Esta criptomoneda nació en el año 2008. Fue una idea de Satoshi Nakamoto, que hasta ahora resulta ser la identidad de la persona o grupo de individuos expertos en tecnología que diseñaron tanto la criptomoneda como su sistema digital.

En cuanto al control de esta moneda hay varias cosas que entender. Mientras que los usuarios de monedas locales confían en sus respectivas entidades financieras para siempre tener su dinero disponible, así como para prevenir actividades fraudulentas, en el mundo del Bitcoin todo es diferente.

¿Cómo funciona el Bitcoin?

Los usuarios de la criptomoneda se respaldan en los códigos que su sistema ofrece para blindar cualquier operación de fraude. Y dicho respaldo lo ofrece la blockchain, que es un sistema criptográfico en el cual se almacena y se transfiere cualquier activo expresado en esta moneda entre las personas involucradas en la transacción. En este sistema criptado todo queda guardado en línea.

En palabras sencillas, el Bitcoin puede ser un sistema de pago más, uno muy sencillo en dinero digital.  Sin embargo, detrás de él se esconde una estructura mucho más profunda. Como se mencionó, la blockchain es la plataforma creada para llevar a cabo las transacciones.

Una de sus funciones es prevenir el doble gasto de una unidad Bitcoin, que está completamente vetado dentro de este sistema. Y como todo queda en línea, sirve como suerte de contaduría pública en donde cualquiera pueda ver que existen fondos y que las transacciones fueron ejecutadas satisfactoriamente.

Para el que no esté muy habituado con este mercado financiero, el medio de pago resulta muy sencillo. Para poder usar la criptomoneda, es necesario registrarse en una cartera de Bitcoin, la cual se puede descargar en un dispositivo móvil o en un ordenador sin coste alguno.

Por medio de ellas, se realizan transacciones cuya comisión resulta ínfima, que puede variar dependiendo de algunos escenarios como la congestión de la red, el monto de la transacción y la premura del usuario. Las transacciones pueden ejecutarse entre 6 o 10 minutos, tiempo en el cual los involucrados tardan en confirmar las operaciones.

¿Cuánto vale un Bitcoin?

Una duda común entre quienes se adentran en el mundo y buscan invertir en criptomonedas es saber el precio del Bitcoin. Debes saber que la cotización de esta moneda tiene mucha volatilidad y desde siempre ha tenido un valor alto en comparación con otros intercambios monetarios.

Por esta razón no se puede hablar de un precio fijo. Sin embargo, los interesados en saber su precio en tiempo real pueden acudir a los buscadores de Internet en donde seguramente encontrarán una gran cantidad de calculadoras con las tasas actualizadas.

Evolución del Bitcoin

Si bien es cierto que Satoshi Nakamoto no fue el creador per se de esta criptomoneda, este personaje sí logró crear un sistema digital en el que se pudiera manejar. Detrás del resultado de lo que hoy conocemos como Bitcoin, hubo mucho trabajo y esfuerzo, así como ideas que no llegaron a concretarse. A continuación, señalamos algunos datos interesantes de la evolución del Bitcoin.

En 1982, David Chaum y Stefan Brands crearon una tecnología en la cual las personas podían manejar dinero en efectivo bajo los estándares de eCash, pero los protocolos a seguir estaban regidos por un ente en específico. Luego, más adelante el cofundador Chum lanzó Digicash, un sistema parecido a eCash pero que tampoco funcionó.

Para 1998, el ingeniero Wei Dai presentó el proyecto b-money, también un sistema de dinero digital en donde se apoyaba mucho el sistema de Bitcoin. Lamentablemente, este no se llegó a ejecutar. En el mismo año, Nick Szabo diseñó una moneda descentralizada a la cual denominó Bit Gold. Este proyecto tampoco avanzó, pero se puede decir que la ingeniera de lo que hoy en día es Bitcoin tiene sus raíces en Bit Gold.

En 2010, Hal Finney fue la primera persona en instalar el software Bitcoin el mismo día de su lanzamiento. Además, fue el primero que recibió la criptomoneda, es decir, realizó la primera transacción con el creador Satoshi, en donde recibió 10BTC.

Al inicio, el Bitcoin no era muy popular, por lo que no gozaba de una gran cantidad de usuarios. Sin embargo, la comunidad de expertos en criptografía fue la que apoyó e impulsó el uso de esta criptomoneda pionera. Los primeros usuarios usaban la moneda meramente por diversión, pero con el tiempo fue tomando tanto valor como seriedad. Durante los primeros días después de su creación, Satoshi logró minar algunos millones de BTC. Se llegó a decir que la fortuna del creador logró alcanzar la gran suma de 3.500 millones de dólares.

Gavin Andresen, colaborador de Satoshi, creó lo que se denominaría Faucet Bitcoin, cuyo fin último era impulsar la criptomoneda y su sistema digital, así que ideó regalar 5BTC diarios. Antes de 2011, el Bitcoin cotizaba por debajo del dólar, pero en ese mismo año también vivió su auge y ya algunas empresas comenzaron a aceptarla como moneda de intercambio.

En el año 2012 nació Coinbase, la primera casa de cambio de Bitcoin reconocida legalmente y para ese mismo año su precio subió y se ubicó en 13 dólares por Bitcoin. En 2013, dicha casa de cambio reportó que ya habían alcanzado el millón de Bitcoins por mes.

Algunos países asiáticos como China y Tailandia prohibieron el uso de las BTC, pero a su vez Canadá abrió el primer cajero con la criptomoneda y para 2016 ya había 771 cajeros alrededor del mundo. Cabe destacar que, aunque China prohibió el uso esta criptomoneda, en 2018 creó una propia y ese mismo año Japón creó una ley que aceptaba y regulaba la moneda digital.

¿Cómo se consiguen Bitcoins?

Ya hemos hablado de transacciones, usuarios, el valor de la criptomoneda y su evolución, pero ¿cómo se consiguen las Bitcoins? ¿Quién las crea y las lanza a los mercados financieros? Pues bien, el proceso de creación de la criptomoneda se conoce como minería.

La minería de bitcoins se lleva a cabo por medio de redes descentralizadas ejecutados por individuos –que pueden trabajar en grupos o individualmente– que dentro del sistema digital de la criptomoneda se conocen como “nodo”. La minería sirve para dos propósitos: para la creación de monedas y como una suerte agente regulador, el cual confirma la veracidad de las transacciones en este tipo de divisas digitales que se encuentran circulando.

En el caso de las Bitcoins, los mineros proceden a agrupar las transacciones hechas en bloques. Dichos bloques son observados por los mineros cada cierto tiempo. Esta actividad no es gratis, y es que, dada la complejidad del asunto, en los que potentes ordenadores realizan ecuaciones muy complejas cada cierto tiempo, los mineros reciben un incentivo.

Cualquier persona puede minar. El punto está en contar con el hardware y el software para este tipo de actividad y entre más equipos la desarrollen en un mismo espacio y tiempo, mucho mejor. De lo contrario en vez de generar ingresos, tus egresos se elevarían exponencialmente debido a los gastos de electricidad.

Una vez que se minan las criptomonedas, el siguiente paso es hacer uso de ellas y para eso se debe generar la acción de compra–venta. Para este paso hay que tener una cartera de Bitcoin, que es el lugar en la web donde serán depositados. Al poseer un monedero, ya tienes una dirección Bitcoin a la cual llegará tu inversión.

Las carteras Bitcoin están enlazadas con los blockchain. Dependiendo de tus intenciones con las criptomonedas, ya sea solo almacenar o reunir unas cuantas unidades para el pago de bienes y servicios, se pueden escoger determinadas carteras. Existe una gran variedad, pero debes saber que no todas sirven para lo mismo. Por ello, debes decidir primero qué quieres hacer con las Bitcoin y a partir de allí escoger la billetera más apropiada.

Para poder recibir estas monedas digitales necesitas una dirección personal única, que es la mencionada dirección Bitcoin y es la que debes dar si quieres transar con BTC. La contraseña para tu monedero la genera la misma aplicación y es alfanumérica, y como toda contraseña no se puede compartir con nadie. A partir de la clave privada y mediante un algoritmo matemático, se crea la dirección Bitcoin para tu monedero.

Si eres dueño de algún negocio o realizas algún tipo de actividad económica y quieres ampliar tus formas de pago, no debes tenerle miedo al Bitcoin. De hecho, ya un gran número de tiendas lo han incluido en su repertorio de liquidación, puesto que resulta un medio muy seguro.

Sin la autorización de los actores de la compra o venta, la operación no sigue su curso. Mientras tengas tu clave bien protegida, nada le ocurrirá a los Bitcoins que tengas o llegues a recibir. Así que, si quieres utilizar esta opción de pago, debes invertir en un directorio online de tu actividad o empresa para que los consumidores de Bitcoin puedan ubicar tu negocio con mayor facilidad. Y si tienes tienda física, no olvides colocar el símbolo de Bitcoin en tu negocio.

Invertir en Bitcoin

Si quieres otra forma de conseguir Bitcoins para mejorar tu economía, entonces debes invertir en criptomonedas. Para ello se recomienda el uso de un Bitcoin Trader, que no es más que otro software de ayuda para el mercado de las divisas.

El Bitcoin Trader ofrece una tecnología muy desarrollada. Cuenta con una programación avanzada que beneficia al usuario en cuanto a todas las posibilidades para aprovechar en su máximo exponencial las opciones del mercado. Además, su interfaz es muy amigable y le permite al usuario navegar en ella fácilmente en cuestión de minutos. En caso de presentar algún problema, Bitcoin Trader cuenta con un grupo de soporte técnico de respuesta rápida para todas tus necesidades.

trading bitcoin

Este software es ideal para invertir en Bitcoin porque analiza todas las monedas participantes en cuestión de segundos y te recomienda el mejor momento para intentar o desistir del mercado. Es decir, te aconseja sobre cuándo es el momento idóneo para efectuar una compra, una venta o un cambio.

Debido a su naturaleza no orgánica, el Bitcoin Trader no se deja llevar por las emociones de los dueños de la moneda. Por lo tanto, el precio de la cotización del Bitcoin será el mero resultado de una serie de algoritmos, con una alta precisión en sus operaciones, que aproximadamente arroja un 99,4% de efectividad.

Una vez que descargues el software, solo tendrás que registrarte y adaptarlo a tus necesidades. Tienes la opción del “auto-trade”, con la cual el robot busca en cuestiones de segundos las mejores opciones del mercado y te indicará cuándo es el momento perfecto para hacer uso de tus activos financieros. También lo puedes hacer de forma manual y en este caso tendrás que valerte de los gráficos de las cotizaciones reflejadas en el sistema y de las alertas que emite el robot relacionadas a la compra y venta.

Bitcoin como forma de pago

Los negocios se están adaptando a esta nueva tendencia de dinero digital para ofrecerles una mejor experiencia a sus clientes, sobre todo ahora que muchas personas están cambiando su perspectiva en cuanto a la forma de producir dinero y guardar sus ahorros.

Y es que, muchos ya no confían en las instituciones bancarias que regulan su dinero. Por ello, migran a la modalidad descentralizada como la que ofrece Bitcoin. Y si lo piensas bien, los comerciantes también tienen una gran oportunidad de aumentar sus ganancias si deciden aceptar el Bitcoin como forma de pago.

Según Cryptoslate, los pagos por medio de Bitcoin están en franco crecimiento y cuentan con una buena aceptación. Las mejoras en la reducción de tarifas y el perfeccionamiento en plataformas fintech como Coinbase o BitPay mejoran esta criptomoneda, que poco a poco le está ganando espacio a las tarjetas de crédito.

Bitcoin: cómo retirar el dinero

Otra gran pregunta que surge cuando las personas se adentran en el mundo de las criptomonedas es si pueden retirar sus fondos, y la respuesta es afirmativa. Parte de la evolución del Bitcoin ha sido crear cajeros para que las personas que usan esta moneda puedan tenerla tanto en físico como en la web.

Eso sí, la operación no es tan rápida como cuando retiras dinero normalmente de un cajero automático. Esta puede llevar hasta 10 minutos. Ahora bien, debes saber que no vas a recibir una criptomoneda en físico. Lo que retirarás de la máquina será la cantidad de Bitcoin que quieres, pero expresada en la moneda con la que necesitas transar.

Es importante que sepas que para retirar dinero de tu cuenta de Bitcoin en estos cajeros debes tener a la mano tu dirección de monedero digital. Esto es esencial porque la tecnología de estos cajeros va en consonancia con el blockchain, imprescindible para hacer el cambio.

Pero debes estar alerta porque no todos los cajeros son bidireccionales, es decir, no con todos puedes comprar o retirar dinero. Unos son solo para comprar y con otros puedes hacer ambas cosas. Por ello, antes de efectuar la operación debes leer bien la identificación del equipo.

Para seguir con el proceso es necesario que tengas descargado en tu dispositivo inteligente la aplicación del monedero Bitcoin, ya que se emitirá un código de barras o QR. Para identificarte te piden dirección de correo electrónico, número de identificación o clave. Esto dependerá de la configuración del cajero. Una vez que te hayas identificado, el resto del procedimiento será mucho más fácil y te lo irá indicando el mismo sistema, en este caso, convertir tu moneda digital en moneda física.

Impuestos sobre el Bitcoin

El tener Bitcoin no te hace exento del pago de impuestos. Por ende, si decides invertir en criptomonedas, la inversión debe estar reflejada en tu declaración de impuesto sobre la renta. Si vendiste o invertiste en Bitcoin, por ley debes reflejarlos en tus estados de cuentas, ya sea como ganancia o pérdida.

Ahora bien, el pago de impuestos dependerá de la cantidad de dinero que manejes. Para una mejor asesoría sobre este tipo de pagos en caso de manejar criptomonedas, lo mejor es que acudas con un profesional en este tema para que te ofrezca una asesoría clara.

Alternativas al Bitcoin

Bitcoin es sin duda la criptomoneda más conocida, probablemente por haber sido la primera en llegar al mercado. Sin embargo, no es la única opción hoy día. De hecho, en la actualidad existen más de 300 monedas digitales. Claro que no todas resultan competencia para Bitcoin. Por su potencialidad y volumen, las más importantes hasta ahora son:

  • Litecoin: surgió en 2011 y su objetivo fue mejorar el tipo de la construcción de los bloques para acelerar las transacciones, por ende, su algoritmo de minado es diferente.
  • Ethereum: Ha tenido gran auge y puede que supere al Bitcoin. Las transacciones con esta opción duran solo 15 segundos. Para los mineros su recompensa al minar no disminuye con el tiempo y se puede minar desde un ordenador normal.
  • Darkcoin: con esta opción se desconoce o se elimina el origen de la transacción.
  • Bitcoincash: a esta lista se le suma el Bitcoin cash, su nacimiento fue en 2017 y se conoce como la primera bifurcación de la criptomoneda Bitcoin. Es decir, se crearon otros blockchain con reglas diferentes. Sin embargo, se trata de una nueva moneda que no sustituye el Bitcoin. El objetivo de esta bifurcación es lograr transacciones mucho más rápidas y para ello elevó el tamaño de sus bloques de 1 MB a 32 MB.

El mundo de las criptomonedas promete seguir siendo atractivo para los que quieran independizarse económicamente y multiplicar sus activos. Sin embargo, al mismo tiempo podría representar una amenaza mundial para la banca y los países, porque dejarían de tener el control sobre un bien de extrema importancia para las personas como lo es el dinero.

No obstante, como todo en los negocios, se trata de aventurarse y aceptar los posibles riesgos. Cabe destacar que cuando hablamos de una aventura, nos referimos a una con inteligencia. Es decir, la persona que decide tanto minar como vender, comprar Bitcoin o realizar algún tipo de actividad con ellas debe estar consciente de todos los escenarios que se puedan presentar.

En resumen, si deseas minar debes contar con un ordenador con altas prestaciones. Si decides comprar y/o vender, entonces debes empaparte de todo el software existente, desde aplicativos hasta robots, y escoger aquel que mejor se adapte a tus operaciones cambiarias.

Y, sobre todo, ten siempre en mente que este tipo de monedas tienen mucha volatilidad. Así que no te dejes llevar por las emociones, porque un día pueden llegar a un precio muy atractivo para luego caer a uno, que, en comparación, te puede llevar al borde la desesperación e incluso la quiebra.