Saltar al contenido
EconomíaTIC

Mapa mental: Qué es y cómo hacerlo (herramientas incluídas)

El cerebro humano tiene una capacidad extraordinaria para almacenar información. De hecho, según Paul Reber, profesor de psicología y ciencias de la comunicación y trastornos de la Universidad Northwestern, la capacidad de almacenamiento de nuestro cerebro es el equivalente a 2,5 millones de gigabytes. Lo que significa que nuestra capacidad de aprendizaje es prácticamente infinita.

Sin embargo, no todo el tiempo es sencillo lograr que nuestro cerebro almacene la información qué necesitamos o de la forma que queremos. Y es que de seguro te ha pasado más de una vez que sientes que tienes muchas ideas, pero no sabes cómo ordenarlas en tu cabeza para aprenderlas.

Por fortuna existen herramientas que facilitan la conexión de ideas y mejoran el aprendizaje como los mapas mentales.

ejemplo mind map

Este es un esquema de aprendizaje muy versátil, por lo que puede ser usado en diferentes campos, desde la educación y los negocios hasta la informática. Por ello, es importante aprender todo sobre ellos, qué son, cómo hacerlos y qué herramientas pueden ayudarnos a conseguirlos de forma sencilla y rápida.

¿Qué es un mapa mental?

Un mapa mental, o mind map, es una representación gráfica al estilo de un diagrama que se utiliza para presentar conceptos asociados a un tema en particular. Se trata de una herramienta que consiste en partir de una idea principal o palabra clave que luego se interrelaciona con otras ideas secundarias.

En los mapas mentales las ideas no solo se expresan con palabras, sino también con otros elementos más visuales. Tras colocar la idea central, aparecen bifurcaciones, que serían las ideas secundarias. Y los temas de menor importancia se representan como ramas de estas bifurcaciones.

Se pueden hacer de forma sencilla a mano y con unas cuantas ideas o más elaborados en un ordenador. Dependiendo de tus propósitos y de tu tiempo, el mapa mental puede incluir elementos como imágenes, dibujos, diversos colores, líneas curvas de diferente grosor, etc.

Características de los mapas mentales

Si bien es cierto que muchos personajes históricos como Leonardo da Vinci, Albert Einstein, Miguel Ángel, Thomas Edison y Marie Curie han destacado por sus notas curvas, que por lo general incluían dibujos o garabatos, la popularización del término ‘mapa mental’ ocurrió en los años 70 fue gracias a Tony Buzan, un autor y estrella de televisión británico.

Buzan escribió el libro ‘Use Your Head’ y ‘Modern Mind Mapping for Smarter Thinking’ en donde plantea el concepto de mapa mental. El autor asegura que las personas, por lo general, no absorben la información de manera lineal y tampoco lo hacen siempre de izquierda a derecha o de arriba hacia abajo. Y los mapas mentales están diseñados para representar esa disparidad en la absorción de la información.

Más allá de su origen es importante saber que los mapas mentales cuentan con unas características clave:

  • Hay un tema o imagen central y de ésta se extraen las demás ideas en forma de ramificaciones. Su importancia va en el sentido de las agujas del reloj.
  • Los conceptos o ideas se representan a través de símbolos, imágenes y palabras claves.
  • El uso de colores destaca las ideas, por lo que es clave para crear mapas mentales. Además, esto genera una reacción en el cerebro y crea nuevas conexiones.
  • Las ideas principales van acompañadas bien sea de una palabra clave o de una imagen y se ubica en su línea asociada.
  • Las ramificaciones secundarias se desarrollan a partir de las ideas principales, las cuales están vinculadas al tema central del mapa mental.
  • Existe una jerarquía: mientras más cerca este una idea del centro, mayor sera su importancia.

¿Para qué sirve un mapa mental?

El mind mapping es una herramienta creativa que permite describir de una forma elemental reflexiones de un tema específico. Suele ser muy utilizado para ayudar con el estudio, por ser un método eficaz tanto para extraer como para memorizar información. Por esta misma razón resulta de gran ayuda para el desarrollo de tareas de planificación, para encontrar soluciones a diferentes problemas e incluso para facilitar la toma de decisiones.

Esto se consigue gracias a la manera que propone para organizar las ideas: Estas parten de un núcleo con diferentes recursos visuales para ilustrar de manera sencilla conceptos. De esta manera se consigue convertir largas y aburridas listas de documentos o información densa en conceptos fáciles de recordar.

Teniendo esto en cuenta, los mapas mentales ofrecen una serie de beneficios específicos que puede aprovechar cualquiera que decida implementarlo, sea en los estudios, en el trabajo, en los negocios, etc. Estas son sus principales ventajas.

  • Fomentan la creatividad y la imaginación al tener una estructura poco convencional con ideas representadas con palabras clave y de forma gráfica.
  • Favorecen la transmisión de información gracias al uso de imágenes. De allí el conocido dicho que reza: ‘Una imagen vale más que mil palabras’.
  • Muestran ideas fáciles de comprender, por lo que aprender no resulta un proceso estresante.
  • Explican en poco tiempo y de forma muy visual lo que tomaría muchas hojas llenas de información escrita.
  • Promueven la generación de nuevas ideas.

Por todo esto, los mapas mentales se consideran un excelente recurso para mejorar el entendimiento y la retención de ideas. Y es que la mente humana es capaz de hacer asociaciones de forma inmediata, por lo que al representarlas bajo la idea del mapa mental (con sus palabras clave, símbolos, colores e imágenes) se pueden sacar las ideas de una manera más rápida que utilizando solo palabras.

Lo mejor de todo es que para crear un mapa mental, las personas utilizan ambos hemisferios de su cerebro. Mientras el izquierdo se encarga de suministrar la información, el derecho se encarga de representarla gráficamente.

¿Cómo hacer un mapa mental? Ejemplos

Para aprender cómo se hace un mapa mental lo primordial es tener en cuenta que con esta herramienta las palabras deben reducirse al mínimo. Es decir, solo deben utilizarse palabras o frases clave puntuales y valerse de elementos más visuales como las figuras, símbolos e imágenes, así como por los colores y las líneas para relacionar las ideas.

Teniendo en cuenta sus características claves, sigue estos pasos para que comiences a crear el tuyo.

1. Coloca la idea central en el centro de la hoja

Se hace así porque de esta manera el cerebro puede añadir conceptos a los lados. Esta idea puede representarse con una palabra o con una imagen que haga referencia al tema. Siempre es buena idea colocarla porque hace que sea más fácil de recordar.

2. Desarrolla las ideas principales asociadas al tema

Una vez establecido el tema, deberás partir de este para desarrollar a su alrededor las ideas relacionadas. Estas serán ramificaciones del tema central, por lo que se consideran subtemas. Si se necesita una jerarquía, lo mejor es desarrollar las ideas en el sentido de las manecillas del reloj. De esta manera, las primeras serán las más importantes, mientras que las más alejadas tendrán una relevancia menor.

3. Desglosa los subtemas

Dependiendo de qué tan profundo sea el tema a tratar, deberás desglosar los subtemas con otras ramificaciones. Para esto las líneas resultan de gran ayuda para ir diferenciando las ramas de mayor a menor importancia en relación con el tema central. No olvides que la información debe ser simplificada, con frases concisas y mejor si van acompañadas de imágenes o símbolos.

4. Utiliza diferentes colores

Uno de los objetivos de los mapas mentales es causar impacto visual para facilitar la retención de la información propuesta. Por ello, lo más recomendable es utilizar más de tres colores en su elaboración, así al impactar al hemisferio derecho del cerebro se consigue comprender y retener la información de una manera más efectiva. Puedes usar colores como el naranja o el rojo para la idea central y colores más tibios como el marrón o el verde para los subtemas. Los colores fríos como el blanco o el azul son los más recomendados para ramas más lejanas.

¿Diferencias entre un mapa mental y un mapa conceptual?

Tanto los mapas mentales como los mapas conceptuales son herramientas que ayudan a mejorar el aprendizaje o la comprensión de un tema a través de la representación de ideas en un esquema o diagrama. Sin embargo, no son lo mismo ni funcionan de la misma forma. Conoce sus diferencias a continuación.

Estructura

Uno de los elementos que diferencian ambas herramientas es la estructura que tienen. En el mapa mental la organización es radial y parte de un tema central a través del cual se conectan otras ideas por medio de líneas, símbolos o imágenes, por lo que es un diagrama más flexible. En el mapa conceptual se utilizan bloques de ideas o conceptos que están vinculados por líneas interrumpidas formadas por palabras o preposiciones.

Distribución de las ideas

En el mapa mental las ideas no se plasman necesariamente de forma cíclica como en el conceptual. En este caso las ideas sí deben seguir un orden secuencial para que la información tenga un sentido lógico y se entienda. Por ello, son más recomendados para aprender conceptos con niveles jerárquicos como acontecimientos históricos o la clasificación de los seres vivos, por ejemplo.

Uso de colores y apariencia

El mind map se caracteriza por provocar un impacto visual y eso lo consiguen con el uso de colores y líneas. Este tipo de recursos no se utiliza casi en los mapas conceptuales, los cuales tienen una estética más neutra y se emplean pocos colores.

Imágenes o palabras

Tanto las representaciones gráficas como las palabras son importantes en el mind mapping. Las imágenes no pueden faltar nunca y las palabras deben ser precisas y lo más reducidas posible. En cambio, en los mapas conceptuales no hay cabida para las imágenes. En esta herramienta solo se emplean las palabras o conceptos breves.

Herramientas para crear mapas mentales online

Si quieres crear un mapa mental, ya sabes cómo puedes hacerlo. Sin embargo, no necesariamente debes hacerlo en papel. Hoy día, gracias a la tecnología, es posible hacer estos mapas de forma online. Podrás crearlos del tamaño que quieras, usar diferentes plantillas y agregas los elementos que prefieras.

Si quieres aprovechar estas herramientas para hacer mind maps, te contamos cuáles son las mejores que puedes usar.

Venngage: Es una herramienta fácil de usar que ofrece una serie de plantillas para que puedas elegir la que más te guste. Todas tienen un diseño profesional, con fuentes llamativas, puntos de color codificado e iconos ilustrados. Puedes agregar toda la información que quieras, así como imágenes, links, etc.

Goconqr: Esta es otra opción interesante, que además tiene una interfaz amigable. Ofrece diseños fáciles de usar y perfectos para expresar todo tipo de ideas. Esta herramienta tiene opciones de descarga de los mapas creados en formato PNG, los cuales además puedes compartir o guardar en la nube.

Lucidchart: Se trata de un software sencillo con el que podrás crear mapas mentales de forma rápida. Tiene la capacidad de cambiar el tamaño o la organización de tu mapa automáticamente mientras vas agregando elementos. Una característica que lo hace destacar es su sencillez para colaborar con otros colegas, ya que el trabajo de edición se realiza en la nube.

Mindmeister: Esta aplicación online también cuenta con una interfaz amigable y sencilla, con la que podrás trabajar cómodamente. Una de sus ventajas es que los usuarios pueden crear sus mapas mentales de manera colaborativa, aunque lamentablemente no podrás hacer más de 3 mapas si tienes versión gratuita.

Los mapas mentales son herramientas ideales para exponer ideas de forma sencilla y que puedan comprenderse y quedarse grabadas en la mente. Ahora que conoces todo su poder es hora de implementarlos. ¡Podrás sacarle provecho en cualquier ámbito!


Artículo ecrito por: Hector

Hector
Canario residente en Berlín desde 2013. Licenciado en Económicas y experto en SEO y Marketing de Contenidos. Nómada digital a tiempo parcial :-D Como co-fundador de Economía TIC, mi misión es que mantengas la mente despierta y la curiosidad por aprender ¡Espero que disfrutes!