Saltar al contenido
EconomíaTIC

Qué es Iot (Internet de las cosas) y cómo está moldeando nuestras vidas

El desarrollo del internet de las cosas (IoT) ha significado un gran avance para ya conocido como revolución industrial 4.0. Combinada con el Big Data, esta tecnología ofrece una amplia variedad de aplicaciones para empresas y startups que sepan cómo aprovecharla. Dada su relevancia, te hablaremos sobre sus aspectos más resaltantes.

dispositivos conectados

Qué es el internet de las cosas

La definición simple del internet de las cosas indica que se trata de una tecnología que se apoya en el wi-fi, bluetooth o radiofrecuencia para interconectar diferentes objetos comunes entre sí. El propósito del IoT no es otro que crear redes de dispositivos o cosas que se comunican con las personas, programas y máquinas, generando una gran cantidad de información relevante z mejorando la calidad de vida.

El conocido internet of things también ha introducido el concepto de hiperconectividad, que se caracteriza por un enorme tráfico de datos. Este intercambio constante entre objetos y equipos tiene múltiples aplicaciones en el mundo actual. Para muchas empresas, startups y otros negocios, ha significado mayor eficiencia, productividad y el avance de la revolución industrial 4.0.

Cómo funciona el internet de las cosas

Entendiendo que el internet de las cosas es una red de dispositivos inteligentes, su funcionamiento depende de la vinculación entre los objetos y el sistema que permite la comunicación entre ellos. Lograr que la información fluya entre equipos, personas y redes en ambas direcciones, es un proceso definido por diferentes complejidades informáticas.

Una forma de entender mejor cómo funciona, lo podemos ilustrar mediante sus características principales:

  • Inteligencia. Es muy seguro que esta tecnología esté basada en una red abierta que no posee un carácter determinado. En cambio, supone la interacción de objetos virtuales que tienen su propia organización, pueden actuar con cierta autonomía según el contexto y operan entre sí para generar lo que se conoce como inteligencia ambiental.
  • Arquitectura. La IoT se maneja bajo un sistema en tiempo real que está orientado a procesos y elaborado de arriba hacia abajo, siendo un modelo basado en eventos. Esto no implica un enfoque sintáctico o determinístico, sino en función de lo que dicte el contexto. Ya que no harán falta regulaciones comunes que no pueden controlar cada escenario o aplicación, estarán vinculados por una coordinación que puede adaptarse a normas.
  • Sistema complejo o caótico. Se trata de un sistema apoyado en semi-bucles abiertos o cerrados que contienen una gran cantidad de enlaces e interacciones entre objetos independientes. Es un sistema complejo y caótico al mismo tiempo porque tiene la capacidad de sumar nuevos actores mientras la etapa de bucle abierto representa un caos en tanto posea una finalidad.
  • Variable del tiempo. Dentro del internet of things existe una enorme cantidad de eventos simultáneos y paralelos en donde el tiempo ya no puede ser interpretado de forma lineal. De hecho, esta avance tecnológico apela a la computación paralela para evaluar dicha dimensión en función de procesos, sistemas, cosas y otros elementos.

Ventajas y desventajas del internet de las cosas

En el contexto de la industria 4.0, la IoT ha significado una evolución de los sistemas M2M, hacia una comunicación más detallada con las personas. A medida que se posibilite la conexión de más equipos, los niveles de eficiencia serán mejores, lo que también redunda en menos costes y mayor productividad.

Muchas empresas están dispuestas a invertir en esta tecnología debido a sus diferentes beneficios directos, como:

  • Gestión de datos. La información que generan los equipos conectados necesita ser guardada, procesada y analizada mediante programas de Big Data y sistemas automatizados. Ya que se trata de una cantidad masiva de datos, resulta crítico extraer las tendencias relacionadas con productos y clientes. Esta evaluación le permite a la gerencia tomar mejores decisiones, planificar de cara al futuro y ofrecer más innovaciones para elevar la competitividad.
  • Conectividad en lugares remotos. En este momento existe un desarrollo tecnológico denominado NarrowBand IoT (banda estrecha), el cual permite la comunicación entre equipos bajo tierra, en zonas de cobertura pobre o sitios de acceso complicado. Impulsada por Huawei y Vodafone, está indicada para empresas que manejan instalaciones de agua, gas, electricidad y agricultura. Estas estaciones podrán conectar a 100 mil aparatos y pretende dar cabida a la adopción de la red 5G.
  • Ahorro de energía. Tanto gobiernos como empresas están impulsando cambios para contar con instalaciones y edificios más ecoamigables. A través de esta tecnología, es mucho más sencillo aplicar soluciones de domótica con este propósito. Ya existen el mercado sistemas inteligentes para controlar la calefacción, las luces, las persianas y otros elementos que consumen energía. Usando configuraciones remotas con apps, el ahorro de energía reduce el impacto sobre el entorno.
  • Aumento de la productividad. Las empresas que no tengan gestión de datos están condenadas a ser menos competitivas. La información recogida por dispositivos inteligentes sirve para agilizar los procesos operativos. Mediante una base de datos centralizada, el personal puede monitorear todas las fuentes de información para reconocer fallas, patrones de actividad y rendimiento. Se prescinde de las labores manuales y los datos favorecen el mantenimiento preventivo, el ahorro de costes y la extensión de la vida útil de la infraestructura.
  • Incremento de la seguridad del personal. Dentro de una fábrica o instalaciones propensas a los riesgos, esta tecnología es de gran utilidad. Sirve para identificar los pasos más peligrosos para mejorar las rutas y evitar accidentes. Los sensores de movimiento y la iluminación inteligente evitan robos, mejorando las condiciones de trabajo. Además, se puede llevar a cabo pruebas de sistemas que consumen el tiempo de los colaboradores, dando paso a actividades que mejoren la productividad.
  • Nuevos modelos de negocio. La implementación del IoT puede ser crucial para cualquier negocio. Apoyada en el Big Data, es posible mejorar el branding, renovar productos o servicios, registrar patentes con mayor celeridad y optimizar la cadena de suministros. Además, ayuda a mejorar la experiencia del cliente a través de distintos canales, permite una interacción más satisfactoria con los consumidores, reduce los tiempos muertos y minimiza los defectos de fabricación.

Entre los riesgos que supone la implementación del internet de las cosas, hay varios factores a considerar:

Dispositivos encubiertos

Dada la proliferación de dispositivos que traerá el IoT, las empresas deben estar alerta para identificar cuáles están conectados a su red. El no saber con exactitud cuántos son y qué pueden hacer representa un riesgo de seguridad. Para ello, se puede emplear análisis de protocolos, escaneos y otras herramientas.

Una vez que se tenga conocimiento de los dispositivos conectados a la red, estos deben ser aprobados y registrados para la evaluación de riesgos. Además de incluirlos en las pruebas de penetración, las organizaciones deben saber manejar el robo, pérdida y desconexión de estos aparatos para evitar situaciones comprometedoras.

Autenticación y permisos

Por definición, cada dispositivo IoT dispone de un identificador que facilita las labores de autorización y autenticación. El problema está en la gestión de miles de estos equipos conectados a la red empresarial. Por eso, es importante establecer lo que hacen y cómo acceden al sistema para evitar su vulneración.

El resguardo adecuado puede requerir el privilegio mínimo, para que los dispositivos operen bajo condiciones básicas para hacer su trabajo. Esto se complementa con la actualización de contraseñas que viene de fábrica y la autenticación de 2, 3 o 4 factores. Además, los certificados digitales PKI también son de utilidad.

Encriptación

La vulnerabilidad dentro del internet de las cosas puede ser amplia, ya que hay sensores que no cuentan con la capacidad para un cifrado mínimo. Si no poseen un algoritmo de alta seguridad en función de sus limitaciones, los hackers pueden manipularlos con mayor facilidad, extraer información relevante o convertirlos en botnets para sabotear sistemas.

El cifrado representa una acción clave para proteger los datos tanto en tránsito como en reposo entre usuarios, máquinas, empresas y más. Su labor consiste en aumentar el grado de confianza entre quienes la utilizan, sobre todo cuando hay información confidencial o datos sensibles de por medio.

Ataques

Quizás el mayor riesgo del IoT tenga que ver con los ataques DDoS, la debilidad de las contraseñas y los problemas de encriptación. El aumento de la adopción de esta tecnología ha puesto en el punto de mira estos problemas de seguridad para usuarios y empresas. Basta mencionar el malware Mirai, basado en una botnet que afectó a sitios como Netflix, Amazon, Twitter, entre otros.

Como se estima que para este año habrá 10 mil millones de dispositivos conectados, existe una preocupación real en términos de seguridad. Esto se debe a que la gestión de datos que produce el Internet of things contiene información muy valiosa para las empresas sobre los consumidores. Los riesgos podrían disminuir al atender el cifrado en el uso de la nube.

Privacidad

Algunos especialistas señalan que tal nivel de hiperconexión y comunicación requiere medidas excepcionales, porque se puede prestar a la manipulación política y el control social. Esto también ha generado la percepción de que el Big Data y el data mining son incompatibles con la privacidad, ya que representan una invasión a las actividades cotidianas.

Entre los ejemplos famosos, están los datos vendidos de 50 millones de personas a la empresa Cambridge Analityca y las grabaciones de conversaciones hechas por Alexa, el famoso asistente de Amazon. Esta perspectiva sobre la IoT requiere del apoyo público y el establecimiento de fines claros para que las personas no resulten afectadas.

Historia del internet de las cosas

No hay duda de que el internet de las cosas representa el futuro de la economía digital para muchas empresas y startups que buscan transformar su modelo de negocios. Ya que la IoT es parte fundamental de la industria 4.0, nos parece importante conocer sus orígenes.

Cuándo surgió el internet de las cosas

La aparición del internet of things puede remontarse al año 1990, cuando Simon Hacket y John Romkey fueron los encargados de crear la primera tostadora conectada a la red. Esto significó que dicho electrodoméstico podía ser accionado y configurado desde cualquier ordenador que tuviese acceso al programa para este objeto.

Tendrían que pasar 9 años para que el ingeniero Bill Joy introdujera los conceptos básicos que se le atribuyen al internet de las cosas. Este personaje vio el potencial de la interconexión entre dispositivos y destacó la importancia de las múltiples situaciones en que la automatización de objetos podría ser de gran ayuda para la vida cotidiana.

A este reconocimiento de la posibilidad de interconexión, le siguió el artículo de Kevin Ashton (2009), donde aparece el término internet de las cosas. En este escrito, este investigador de sensores y RFID habla sobre la gran funcionalidad que podrían aportar los dispositivos u objetos conectados. Desarrolló la idea de conocer la cantidad de cosas, su ubicación, su estado y la transmisión de información sobre los entornos.

¿En qué fase de desarrollo se encuentra?

Podemos decir que el IoT se encuentra en una etapa temprana de desarrollo porque aún existen limitaciones para su implementación a gran escala. Una de las razones es el protocolo IPv4, que no permite una conexión mucho más amplia de cosas. No obstante, se está transicionando al IPv6, el cual facilita una red casi ilimitada de objetos y puede detectar de forma casi instantánea cualquier dispositivo mediante un código.

Está claro que a medida que los avances ocurran de manera más rápida, las aplicaciones para el internet de las cosas seguirán creciendo. Circuitos más pequeños, redes más veloces, mayor desarrollo de tecnologías y otros factores harán que esta innovación tecnológica sea el estándar del futuro. Por ahora, quizás falten unos 10 años para ver todo el potencial descrito en las investigaciones teóricas.

Ejemplos del internet de las cosas

La IoT cuenta con una extensa variedad de aplicaciones que pueden ser trasladadas a los ámbitos fundamentales de nuestras vidas. Los usos de esta tecnología han sido clasificados en 3 ramas principales:

  1. consumidores
  2. infraestructura
  3. empresarial

Mediante dispositivos inteligentes con capacidades limitadas de memoria y CPU, la recolección de información está presente en entornos naturales y artificiales.

Como muestra del alcance de estos sistemas, veremos algunos ejemplos que ya están incidiendo sobre nuestra realidad:

IoT medicina

Los dispositivos IoT tienen diversas aplicaciones médicas, empezando por el monitoreo de signos vitales, el rastreo a distancia de pacientes y las alarmas de emergencia. También existen sensores especiales para vigilar el estado de salud y las condiciones de bienestar en las personas mayores.

En la actualidad, los centros de salud están empezando a incorporar las llamadas “smart beds” (camas inteligentes”, que detectan si la persona quiere pararse o el grado de ocupación del hospital. Este mobiliario puede ser configurado para dar soporte vital sin la necesidad del personal.

Empresas

En el ámbito del retail, el internet de las cosas y está teniendo una intervención importante en la mejora de procesos. Las tiendas cuentan con dispositivos RFID para la trazabilidad de la mercancía y controlar la cadena de suministros. También disponen de tecnología NFC para pagos automatizados y otros sistemas para el manejo de compras y ventas digitalizadas.

En las empresas más grandes, estamos presenciado lo que se conoce como smart supply chain, que ofrece datos en tiempo real sobre demanda, oferta, envíos, rastreo de entregas e incidencias. Asimismo, las corporaciones pueden tener una infraestructura inteligente que contribuye al bienestar del personal, al ahorro de energía y la autosustentabilidad.

Turismo

Es lógico que la IoT promueva una experiencia más conectada, personalizada y conveniente para turistas o viajeros. Lo estamos viendo con las maletas inteligentes que incluyen sensores para saber su peso, el contenido y ubicación mediante GPS. Muchas marcas están apostando por ofrecer equipaje controlado por apps para este propósito.

Esto también se ve en la habilitación de llaves digitales que son enviadas a los huéspedes para que usen el auto check-in. Además, los hoteles empiezan a incorporar ambientes domotizados que sirven para regular el clima y gestionar la iluminación. Esto se combina guías personalizados que sugieren actividades y recorridos de acuerdo a los gustos del viajero.

Arquitectura

En cuanto a edificaciones e infraestructura general, el internet de las cosas sirve para llevar un seguimiento detallado de cada construcción. Estos dispositivos pueden ser implementados para monitorear la alteración de las condiciones estructurales que puedan significar una posible amenaza.

Por otro lado, sirven para una planeación más eficiente del mantenimiento y la coordinación con diferentes proveedores de servicios. Durante la edificación, esta tecnología puede asistir a los arquitectos en la gestión de incidentes, coordinación de situaciones de emergencia, costes de operación, manejo de desperdicios y más.

Industria

En entornos industriales, tenemos lo que se conoce como IIoT (Industrial Internet of Things). Esta subcategoría hace referencia a la implantación de sensores en contextos de fabricación para recaudar información crucial para la toma de decisiones comerciales.

A diferencia de la IoT que ya conocemos, esta modalidad ha sido diseñada específicamente para operar en instalaciones cerradas o semi-cerradas. Su propósito es mejorar la inteligencia interna, como detectar situaciones peligrosas, fallas de equipos, rendimiento de maquinaria, condiciones ambientales y procurar el mantenimiento preventivo.

Transporte

En lo que respecta a la cadena logística, la IoT tiene un impacto crítico en la comunicación, gestión de datos y control de los sistemas de transporte. Puede aplicarse para el manejo de flota, localización de la carga, vigilancia del estado de los productos durante el traslado y la activación de alarmas cuando haya incidentes como robos, daños, averías, etc.

La incorporación de esta tecnología incide sobre vehículos, conductores y la infraestructura que soporta el transporte. La interacción dinámica de los equipos inteligentes conlleva a la asistencia en ruta, control del tráfico, comunicación intravehicular, estacionamiento smart, cobro digital de peajes y mayor seguridad.

Internet de las cosas en el futuro

La implementación de la IoT e IIoT no tiene vuelta atr¡as dentro de la industria 4.0, por lo cual veremos cambios sustanciales por su influencia. Las estimaciones conservadoras hablan de que para el 2025 el mundo contará con 21 mil millones de dispositivos inteligentes. Esto también implica que muchos consumidores tendrán aparatos en el hogar para aprovechar esta tecnología.

De igual forma, la tendencia al desarrollo de ciudades smart tendrá un mayor impacto en cómo se utiliza el internet de las cosas para la convivencia cotidiana. Las sociedades tendrán una capacidad mucho mayor para ejercer labores de vigilancia, monitoreo, gestión de datos, manejo remoto y recopilar cualquier cantidad de información sobre sus ciudadanos y visitantes.

Big data y el internet de las cosas, qué hay detrás y cómo nos va a cambiar

La implementación de la IoT en diferentes ámbitos no podría ser posible sin la ayuda del Big Data. Esta tecnología de recopilación, procesamiento y análisis de información es lo que posibilita que empresas, startups y otros actores de la industria, tengan la capacidad para extraer conocimientos valiosos del internet de las cosas.

¿Qué nos depara el futuro? A medida que estas tecnologías vayan madurando, estaremos ante un mundo hiperconectado donde cantidades masivas de información se procesan en segundos. Esto contribuirá a crear ciudades más inteligentes, servicios automatizados con mayor autonomía, experiencias de consumo más personalizadas y negocios con mayor eficiencia y productividad.

De acuerdo a un estudio de Microsoft, se prevé que para el 2021 el 94% de las empresas ya habrán adoptado el internet de la cosas porque se ha convertido en una tecnología intrínseca de la revolución industrial 4.0 y su próxima versión. Es una tendencia que no muestra retroceso y cuyos cambios replantearán nuevos paradigmas económicos y sociales.

Conclusión

En definitiva, podemos estimar que un futuro más conectado está más cerca de lo que  pensamos gracias a la IoT, IIoT, Big Data y otras innovaciones tecnológicas. En una economía digital que busca mayores niveles de eficiencia y productividad, es una solución que puede generar aplicaciones a medida para cualquier negocio.

vista tierra desde espacio

Mientras los gobiernos, las sociedades y las empresas sepan cómo resolver sus desafíos, podemos ser testigos de transformaciones sin precedentes. Pensando en que esta tecnología tiene la capacidad de acortar las distancias en el acceso a innovaciones, quizás pueda contribuir a un mundo con más oportunidades para países en desarrollo.


Artículo ecrito por: Hector Fernandez

Hector Fernandez
Héctor Fernández es un canario residente en Berlín desde 2013. Licenciado en Económicas y experto en SEO y Marketing de Contenidos. Nómada digital a tiempo parcial :-D Como co-fundador de Economía TIC, mi misión es que mantengas la mente despierta y la curiosidad por aprender ¡Espero que disfrutes! >Descubre más sobre los autores de Economía TIC
75% de descuento en cursos de marketing digital y negocios para hacer desde casa¡Empieza hoy aquí!