Saltar al contenido
EconomíaTIC

Análisis DAFO: Qué es y cómo hacerlo en tu empresa

El análisis DAFO es una herramienta que debe su nombre al acrónimo formado por las siglas “Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades”. Éstos 4 elementos conforman una matriz de análisis cuyo objetivo consiste en determinar la posición de nuestro proyecto o empresa en su entorno competitivo.

También puede llamarse análisis FODA por el orden utilizado en el término en inglés SWOT (de sus siglas en inglés Strengths, Weaknesses, Opportunities and Threats).

Análisis DAFO

Los cuatro factores  se ordenan en dos bloques de análisis: interno y externo. De esta forma, podemos obtener una visión ordenada y realista de las ventajas competitivas de nuestra empresa y sus potenciales amenazas. Su objetivo es poder trazar una estrategia más precisa, basada en los datos del estudio.

El análisis DAFO es una de las herramientas más utilizadas por emprendedores, no sólo por su extrema sencillez, sino por su gran utilidad a la hora de aportarnos una visión global de la capacidad competitiva de nuestro proyecto tanto a nivel interno como externo.

A continuación, vamos a explicar el significado de los elementos la matriz FODA y añadiremos ejemplos. De esta forma podrás tener una visión clara de cómo hacer un análisis DAFO en una empresa:

Análisis externo: Amenazas y Oportunidades

Se trata de hechos, acontecimientos y situaciones del entorno ajenas al control directo por nuestra parte. Obviamente, éstos condicionan la evolución de nuestro proyecto de emprendedor. Dependiendo de su incidencia positiva o negativa los clasificaremos como oportunidad o amenaza respectivamente.

¿Qué factores son objeto de estudio?

  • Demanda: Definir nuestro público objetivo, sus características y comportamiento a la hora de realizar sus compras. Pero también aspectos generales, como el tamaño del mercado, diversos segmentos dentro del mismo o la evolución de la demanda o las tendencias del mercado.
  • Sector: realizar un estudio de las empresas, fabricantes, proveedores, distribuidores y posibles clientes.
  • Competencia: Identificar y evaluar a los competidores actuales y potenciales, tanto online como offline. Analizar productos, precios, puntos de venta, promoción (¿te suenan las 4 p del marketing mix?), etc.
  • Entorno: Tener en cuenta los factores que no podemos controlar. La realidad económica, política, sociológica, tecnológica,… del país donde producimos nuestros bienes y servicios. Pero también donde los comercializamos o queremos expandirnos.

Ejemplo de Amenazas y Oportunidades

Como componentes externos más comunes, nos podemos encontrar con el grado de concentración o dispersión de la competencia, las barreras de entrada a nuevas empresas en el mercado, las condiciones climatológicas de la región en la que vamos a establecernos. También podemos examinar la estabilidad institucional, la estructura de la pirámide demográfica y su correspondencia con nuestro público objetivo, o un largo etcétera que es variable dependiendo de cada proyecto, sector de actividad y región.

Por ejemplo, la gran amenaza para las empresas canarias que quieren vender sus productos en internet, es la existencia de un régimen fiscal que grava fuertemente la entrada y salida de mercancías en la región. El famoso caso del DUA en Canarias.

Mientras que una oportunidad para nuevos proyectos emprendedores, puede ser  la posibilidad de establecerse en un espacio coworking. De esta manera se pueden reducir costes, pero también crear sinergias y alianzas que den lugar a nuevos productos y servicios.

Análisis interno: Debilidades y Fortalezas

Son elementos que pueden ser controlados a nivel interno, tratándose de recursos, capacidades y limitaciones que definen nuestra ventaja competitiva en el mercado.

Son más fáciles de detectar que los elementos externos y contamos con numerosos ejemplos como la capacidad financiera, dotación de infraestructuras, competencias profesionales de los miembros del proyecto, eficiencia del proceso productivo, nivel de calidad o nivel de satisfacción del cliente, entre otros muchos factores.

Tu tarea consiste en identificar las debilidades o fortalezas dentro de tu empresa, que originan una desventaja respecto a tus competidores. Para ello, lo mejor es hacer un análidis exhaustivo de la compañía y definir los ámbitos de actuación de la misma. Por norma general, una empresa puede dividirse en las siguientes actividades:

  • Producción: Capacidad productiva, costes de fabricación, estándar de calidad.
  • Marketing y distribución: Línea de productos, imagen corporativa, posicionamiento online y offline, publicidad, cuota de mercado, precios, distribución, promociones.
  • Ventas:  Equipo de ventas, servicio al cliente, proceso de compra, servicio post-venta.
  • Estructura organizativa: Organigrama y estructura de la empresa, toma de decisiones, cultura empresarial.
  • Recursos humanos: Selección de personal, salarios, formación contínua, motivación de los trabajadores.
  • Finanzas: Ratio de endeudamiento, tesorería, créditos, rentabilidad, liquidez.
  • I+D+i: Investigación y Desarrollo. Innovación tecnológica, patentes.

Ejemplos de debilidades y fortalezas

Una debilidad común de muchos proyectos emprendedores (PYMES) es no contar con una estrategia de marketing online constante en el tiempo. Teniendo en cuenta que los usuarios utilizan cada vez más sus ordenadores y dispositivos móviles para buscar información antes de realizar una compra,  no utilizar este canal va a suponer una evidente debilidad para tu empresa. Los motores de búsqueda, ¡son uno de los canales de venta más potentes de la actualidad!

Por el contrario, si atendemos a la mayoría de startups, contar con una fuerte presencia digital suele ser una de sus fortalezas, ya que normalmente ofrecen sus productos a través de su tienda online.

Una vez que tengamos todos estos elementos identificados, podemos ordenarlos en una matriz como la siguiente:

Análisis DAFO Economíatic

 

La clave del análisis DAFO está en la interpretación

Lo mejor del FODA es su alto dinamismo y la capacidad de mejora que aporta a nuestro proyecto.

Si nuestra organización es lo suficientemente crítica y flexible puede ser capaz de sacar mayor partido de sus principales fortalezas y reducir sus debilidades con el paso del tiempo, además de convertir las amenazas externas en potenciales oportunidades de mercado.

El análisis DAFO permite convertir las amenazas externas en oportunidades potenciales para nuestro proyecto.

Es importante decir que el análisis FODA en una empresa es complementario a otros estudios de viabilidad y competitividad de nuestro proyecto. Su carácter menos numérico obliga a no considerar sus conclusiones como definitivas hasta que cada uno de los elementos que forman la matriz DAFO estén justificados con información objetiva contrastada. Como estadísticas, cuentas financieras, informes y demás mecanismos cuantitativos.

Por ello, el espíritu autocrítico, la capacidad de reconocer los errores cometidos y la vocación de mejora continua son valores imprescindibles dentro de la cultura empresarial de nuestro proyecto para desarrollar una matriz DAFO. Sólo de esta forma, podremos beneficiarnos a la hora trazar una estrategia más precisa en base a los resultados y las conclusiones aportadas por esta herramienta.

El análisis DAFO es una herramienta muy poderosa que todo nuevo proyecto emprendedor debe utilizar, y que se debe incorporar a todo plan de negocio. Ésta es posiblemente la herramienta más recomendable y obligatoria de todas las que veremos en esta serie, tanto por su sencillez de aplicación como por el valor de sus resultados. Además, es recomendable aplicarla en el inicio de tu proyecto emprendedor y que la mantengas actualizada durante el transcurso del tiempo.

Otra herramienta de estudio empresarial que deberías probar en el lienzo de modelos de negocio, que puede complementarse muy bien con la matriz DAFO.

Artículo ecrito por: Hector

Hector