Saltar al contenido
EconomíaTIC

¿Qué es la deslocalización?

La deslocalización es una práctica realizada por empresas que trasladan sus centros de trabajo específicos o determinadas áreas a países que presentan menores costes para ellos. Su objetivo es mejorar su capacidad competitiva en el mercado y aumentar su margen de beneficios.

Estas acciones son llevadas a cabo, por norma general, por empresas multinacionales.

¿Por qué las empresas optan por deslocalizar su producción o servicios?

El fenómeno de la deslocalización es una consecuencia de la globalización y del mecanismo de impulsos económicos a través de todo el planeta. Las empresas ubican sus centros de producción o divisiones estratégicas de su organización, entre otras cosas:

  • en regiones donde el valor del suelo es mucho menor
  • los salarios son comparativamente más bajos que en su país de origen
  • donde existe una menor protección social
  • donde existe una menor protección medioambioental
  • obtienen rebajas impositivas o las autoridades son más laxas a la hora de cumplir con normas estándar en otros países

Esta tendencia ha motivado que grandes empresas instalen áreas específicas de su organización en países del tercer mundo. Esta acción supone una drástica reducción de costes para las empresas. A su vez, les permite colocar sus productos o servicios en los mercados de los países desarrollados a un menor precio. Este hecho se traduce en un aumento de la cuota de mercado e incremento de sus beneficios.

Consecuencias de la deslocalización

La deslocalización es un fenómeno sujeto a polémica y discrepancias, existiendo argumentos a favor y en contra de esta práctica.

A favor de la deslocalización

  • Aumento del empleo en las regiones favorecidas por la deslocalización industrial. Contribuyen a reducir la desocupación y estimulan el consumo en determinadas zonas del tercer mundo.
  • Mejora del nivel salarial en los países objetivo de la deslocalización. Pese a que las empresas multinacionales buscan reducir sus costes salariales, los sueldos de estas economías subdesarrolladas son muy inferiores a los de la nacionalidad de origen de la empresa.
  • Descenso de los precios a nivel mundial por el ahorro de los costes salariales experimentados por las empresas
  • El ahorro motivado por el descenso de los precios permite mejorar el nivel de renta disponible en las economías de origen. Esto permite a su vez consumir otros productos y crear puestos de trabajo en otras actividades.

En contra de la deslocalización

  • Reducción del empleo en el país de origen, ocasionado por la sustitución de mano de obra más barata en economías subdesarrolladas.
  • Creación de empleo de baja calidad en el país de destino, contribuyendo a que perdure el círculo viciosos de la pobreza en dicho país.
  • Contaminación y destrucción del medio ambiente por la debilidad de las instituciones de los países de destino.
  • Efecto multiplicador en la competencia, que para poder competir con la empresa deslocalizada debe copiar su estrategia.
  • Reducción de la calidad del producto final y de los servicios intermedios. Debido a la escasez personal menos cualificado y peores condiciones laborales.

Existe cierto consenso en torno a la idea de que la deslocalización es uno de los grandes males de los países subdesarrollados. Grandes multinacionalesaprovechan su debilidad institucional y las dificultades para garantizar el cumplimiento de los derechos humanos y protección al trabajador. El resultado es el aumento de la brecha entre países ricos y pobres.

Ejemplos de deslocalización

Como ejemplos de deslocalización de los servicios, podemos hacer referencia a la práctica de ubicar los call-center de atención al cliente en América del Sur.

Si hablamos de deslocalización industrial, podemos citar la cada vez mayor presencia de fábricas de automóviles en diversos lugares de Europa del Este. Estrategicamente colocadas y con menores costes en comparación con países europeos con tradición en la industria automovilística, como España o Francia. Por ejemplo, los costes de personal.


Artículo ecrito por: Hector

Hector
Canario residente en Berlín desde 2013. Licenciado en Económicas y experto en SEO y Marketing de Contenidos. Nómada digital a tiempo parcial :-D Como co-fundador de Economía TIC, mi misión es que mantengas la mente despierta y la curiosidad por aprender ¡Espero que disfrutes!

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios (2)

Excelente redacción, mi estimado Hector. Tienes la idea y el punto bien definidos. Te agradezco por la información de calidad y enhorabuena por la aportación.
Sólo me gustaría recomendar que sería un buen plus el que colocases un poco más de ejemplos sobre las desventajas de este procedimiento. Podrías hacer mención por ejemplo de las estrategias del presidente D. Trump para reactivar la economía de Estados Unidos inmovilizando la inversión en países extranjeros, o sea, reduciendo al mínimo la deslocalización de las empresas motrices estadounidenses.

Responder

Hola Karlos,

muchas gracias por tus palabras. En ese caso, Trump estaría haciendo lo contrario a deslocalizar. Intenta estimular la centralización de la inversión en su país para que las empresas generen más puestos de trabajo en suelo americano.

En sí no es una idea descabellada. El problema es su intención: parece que quiere crear un Estado, por así decirlo, autárquico; en el que todo se produzca y se consuma en suelo americano (menos las materias primas como el petróleo, claro). Y, por otro lado, quiere seguir exportando como si no pasara nada. Vamos, que puestos a mirar este señor quiere que los demás sean sus colonias (creo que este comentario no es políticamente correcto) 😀

Un saludo!

Héctor

Responder