Tipos de empresa: ¿Cuál es la más adecuada para tu proyecto emprendedor?

Al iniciar un nuevo proyecto en muchas ocasiones surge la pregunta de cuántos tipos de empresas existen en España, sus formas jurídicas y su clasificación específica, para establecer el negocio adecuado.

autónomos

Dependiendo del tipo de proyecto que se desee desarrollar será el tipo de empresa que se desarrollará. De este modo, si se trata de cooperativas o de una sociedad colectiva tendrá características diferentes a una actividad empresarial propiamente dicha.

Tipos de empresa según su forma jurídica

Existen diferentes tipos de empresas que presentan distintas características, entre las cuales, se encuentran:

Autónomo

El autónomo es un tipo de empresa que se caracteriza porque una persona física es la que realiza la amplia gama de actividades que conlleva la actividad como, por ejemplo, la dirección y organización de toda la compañía. No obstante, es válido aclarar que existe la posibilidad de la contratación de trabajadores por cuenta ajena a su cargo. Además, regula la fiscalidad por medio del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Además, es válido destacar que no requiere de ninguna clase de inversión inicial y la responsabilidad es 100% del socio en cuestión. No obstante, si está casado, la responsabilidad de su actividad podría recaer sobre el cónyuge.

Responsabilidad limitada

La responsabilidad limitada es una de las novedades que presenta la ley de emprendedores. De este modo, es considerado como uno de los tipos de empresa en España en donde la persona física con limitación de responsabilidad bajo condiciones específicas realiza de manera habitual y por cuenta propia una actividad económica o profesional lucrativa. Puede contar o no con trabajadores por cuenta ajena y que no requiere de capital inicial alguno.

Comunidad de bienes

Una de las características de este tipo de empresas es que como mínimo la integren dos socios para representar una actividad empresarial realizada en común. No requiere de capital inicial y la responsabilidad es ilimitada frente a terceros. Además, existe la posibilidad de establecer diferentes tipos de sociedades para formar una empresa, entre las que se destacan las siguientes:

  • Sociedad Civil: Es una asociación en donde dos o más personas con un capital en común, para repartir las ganancias que tengan con el negocio que emprenderán.
  • Sociedad Comanditaria Simple: Este tipo de sociedades están conformadas por al menos dos personas, las cuales no solamente comparten sus ganancias sino también las deudas.
  • Sociedad de Responsabilidad Limitada: Es el tipo de empresa más solicitadas, ya que no se responde con el patrimonio personal. De este modo el capital es indivisible y acumulable.
  • Sociedad Limitada Nueva Empresa: Se caracteriza porque exige tener un capital inicial de al menos tres mil euros hasta 120 mil. Si bien fue pensada para emprendedores de proyectos pequeños, no ha tenido el éxito esperado.
  • Sociedad Anónima: Hay aportación de todos los socios y generalmente es creada para empresas de gran tamaño.
  • Sociedad Comanditaria por Acciones: Un socio lidera el grupo de todos los socios a los cuales debe rendir cuentas.
  • Sociedad de Responsabilidad Limitada Laboral: Se caracteriza por brindar un poco más de la mitad del capital es otorgado a sus trabajadores.
  • Sociedad Anónima Laboral: Posee un capital inicial mínimo obligatorio, el cual estará dirigido principalmente a sus empleados.
  • Sociedad de Trabajo Asociado: Formada por socios que buscan otorgar oportunidad de trabajo a otras personas quienes ofrecen sus bienes y servicios.
  • Sociedades Profesionales: Creadas para la ejecución de actividades profesionales específicas donde cada una de las personas que la conforman tienen voto y voz importante en las situaciones que se puedan presentar.
  • Sociedad Agraria de Transformación: Como su nombre lo indica, buscan transformar el sector rural y encaminarlo en la producción y transformación de bienes naturales.

Tipos de empresa según su tamaño

Las empresas pueden clasificarse de diferentes formas, una de las más frecuentes incluye como característica principal su tamaño; tomando en cuenta la cantidad de empleados, su valor con respecto a las ventas anuales y la estructura en la que se forman. Todas estas cualidades constituyen los tipos de una empresa. Y en sentido ascendente los tipos de empresas según su tamaño son las siguientes:

Microempresas

La mayoría de las veces se caracterizan por poseer un solo propietario quién de forma individual se encarga de dirigir su funcionamiento. Sus productos son básicamente realizados de forma artesanal y poseen pocos equipos para su fabricación los cuales son al mismo tiempo muy básicos en cuanto a su manejo.
Generalmente son empresas en las que laboran muy pocos empleados, 10 como máximo, y como ya se mencionó solo está dirigida por un único dueño.
Estas empresas pueden terminar siendo grandes empresas, si sus ganancias son invertidas de forma inteligentemente.

Pequeñas empresas

Son compañías creadas de forma independiente. En cuanto a su número de empleados no tienen un límite máximo que las identifique y sus ingresos anuales no representan cantidades que pueden considerarse un límite.

Sin embargo, es posible que posea un rango de 11 hasta 49 empleados de los cuales forman parte de una misma familia, pues son empresas organizadas por un círculo muy cercano de personas. Se caracterizan por ser empresas rentables, que a pesar de no tener grandes recursos económicos terminan balances con buenas remuneraciones.

Medianas Empresas

Las medianas empresas contienen en la mayoría de los casos una cantidad considerable de trabajadores, aproximadamente más de cien y hasta miles de empleados, dependiendo también de su tamaño estructural. Aunque consideran que estas empresas pueden llegar a emplear a miles de trabajadores se considera mediana empresa aquella que tiene a un límite de 250 empleados.

La mayoría de los casos cuentan con gremios y además poseen sistemas, que dependiendo de la empresa, deben ser manejados por profesionales. Cada una de sus áreas están creadas para que en ellas se ejecuten actividades específicas y de forma responsable por un grupo de trabajadores dedicados exclusivamente a ese tipo de jornada.

Grandes empresas

Este tipo de empresa maneja valores capitales muy altos, que rodean los millones de dólares aproximadamente esto las lleva a contar sistemas financieros muy bien organizados. Su capital humano consta de miles empleados que deben ser de confianza a pesar de la cantidad y deben contar con el respaldo de un sindicato.

Generalmente, las entidades financieras optan por ofrecer préstamos y servicios de crédito a estas grandes empresas, lo cual, en la mayoría de los casos las lleva a ser reconocidas internacionalmente, pues son formadas con el ideal de llevar sus productos a todos los rincones del mundo.

Empresas según el tipo de actividad

Las empresas pueden estar creadas a partir de la realización de cualquier actividad empresarial, las principales son:

Empresa del sector primario

Este tipo de empresa es caracterizada por el uso de materia prima, la cual tiene origen natural principalmente, ya sea de la naturaleza, los animales o los minerales que proporciona la tierra. Las empresas del sector primario, como su nombre lo indica se basan en el uso de los productos naturales para recibir un bien o valor monetario.

En pocas palabras, es la venta de aquella mercancía extraída de la agricultura, pesca, caza, agua, petróleo, entre muchos otros incluidos la energía eólica. Algunos de los resultados de las empresas del sector primario son:

  • Alimentos básicos como la leche, las hortalizas, frutas y verduras.
  • Carnes provenientes del cuidado de ganado o caza de animales.
  • Madera, minerales y rocas preciosas, entre otros.

Empresas del sector secundario

Esta clasificación incluye a todas aquellas empresas que se encargan de la preparación de los productos del sector primario, su transformación y tratamiento para la fabricación de nuevos productos.

También es denominado sector industrial, puesto que todas las empresas se encargan de transformar la materia prima en productos, servicios y objetos útiles para los consumidores. Se incluyen aquí también, las actividades referente a la construcción, el procesamiento textil como otro tipo de actividad empresarial.

Empresas del sector terciario

En el último escalón de las empresas, según el tipo de actividad, se encuentran las empresas del sector terciario y corresponde a todo tipo de actividad empresarial que genera ingresos económicos, pero que no produce ningún producto material. Es decir, se considera en realidad la venta de cualquier producto incluso ya obtenido o cualquier servicio propio que no ha sido fabricado pero que es una opción de venta.

En este tipo de empresa, se incluyen también todas aquellas donde el capital humano es la principal fuente de ingresos. Se obtiene valor monetario por la capacidad que tienen los humanos al ejercer labores físicas o intelectuales. Entre las empresas que abarcan este tipo de actividad empresarial se encuentran:

  • Empresas de transporte
  • Entidades financieras
  • Servicios de hostelería y turismo
  • Locales de comida
  • Instituciones educativas

Se puede considerar que cada una de estos sectores empresariales constituyen un escalón hacia el otro. Y uno funciona gracias al anterior.En diferentes partes del mundo una actividad se desarrolla más que otra, y esto determina en gran instancia el nivel de desarrollo que tiene cada país.

¿Según el tipo de actividad qué forma jurídica es la más conveniente para mi empresa?

Al iniciar una empresa, es sumamente clave tener en cuenta la forma en que se va a desarrollar dicho emprendimiento y cual tipo de funcionamiento le conviene más para cumplir los objetivos esperados. Dependiendo de la actividad a desarrollar, es necesario elegir la forma jurídica que llevará al éxito a su empresa. De ese modo, si se trata de una cooperativa, por ejemplo, se deberá establecer los parámetros a priori, a fin de evitar cualquier clase de problemática a posteriori.

Un socio o autonomía empresarial

Es ideal para aquellos empresarios de cualquier tipo de actividad tomando en cuenta que, si es para actividades del sector secundario, deben disponer de una capital un poco elevada, aun siendo un empresario autónomo.

Si el objetivo es realizar actividades del sector primario, no se estima una capital inicial obligatoria, es decir, el trabajador debe comenzar su empresa con la cantidad de dinero que estime necesaria.

Una de las grandes ventajas es el control que el único socio puede tener sobre las decisiones que se toman en la empresa, este, puede contratar a otros empleados o no, de igual forma es él quien finalmente decide qué hacer.
La principal desventaja es la regulación de cuentas a través del Impuesto sobre la Renta de las Personas Fiscales.

Emprendimiento de socio único pero con responsabilidad limitada

Las formas jurídicas incluyen a los socios únicos con responsabilidad limitada. Para los nuevos emprendedores interesados este tipo de forma jurídica es ideal. Pues lleva las riendas de su empresa en sus únicas manos.

Sin embargo, posee ciertas condiciones, que para los productores y transformadores de materia prima, es decir, empresarios del sector secundario es una gran ventaja. Las deudas que aquejan a la actividad realizada, no obliga al empresario a responder con bienes personales.

No obstante, tiene límites que se están estudiando para otorgar responsabilidad y sentido de obligación a los nuevos empresarios con respecto a la creación de su negocio.

Dos socios: Comunidad de bienes

Con respecto al sector terciarios de los tipos de empresas según su actividad, esta es una de las formas jurídicas más convenientes. Actividades como el alquiler de viviendas, locales y algunos servicios se puede ver productivo utilizando como forma jurídica una comunidad de bienes.

Puesto que no se basa principalmente en la obtención de ganancias individuales sino que los pagos dependerán de quién ejecuta como tal el negocio ya sea de la venta o alquiler de los servicios. Al igual que la mayoría deber rendir cuentas al Impuesto de Sociedades pero no requiere de una capital inicial límite. Además, dependiendo de a quién pertenece la mayor cantidad de bienes iniciales, la responsabilidad de alguno de los socios se puede ver limitada.

Dos socios o sociedad civil

Este tipo de forma jurídica, es común observarla en sociedades y actividades del sector terciario. La ventaja más significativa es que las ganancias de estos servicios será dividida por igual entre los socios, independientemente de la capital aportada inicialmente por todos ellos. La responsabilidad de todos los socios se puede ver limitada pero los bienes siempre serán repartidos sin opción a porcentajes mayores para todos los integrantes.

Otras formas jurídicas más convenientes para los tipos de actividades

Las actividades del sector primario funcionan mejor con estas formas jurídicas:

  • Sociedad agraria de transformación
  • Sociedad comanditaria simple

Para las actividades del sector secundario los tipos de formas jurídicas ideales son:

  • Sociedad de responsabilidad limitada
  • Sociedad de trabajo asociado
  • Sociedad agraria de transformación

Por otra parte, las actividades del sector terciario son: este tipo de sociedad es ideal para actividades del sector secundario, además de la cantidad de socios es significativa el capital inicial mínimo para su desarrollo.

  • Sociedad limitada de formación sucesiva y de nueva empresa
  • Sociedad anónima y anónima laboral
  • Sociedad de trabajo asociado
  • Sociedad Colectiva
  • Sociedades profesionales
  • Sociedad agraria de transformación

¿Qué vas a encontrar aquí?

Descarga gratis estas 4 plantillas que te ayudarán a empezar o mejorar tu negocio online (DE FORMA EXPONENCIAL):

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin